25 jul. 2009

Vivir sin hacer planes

No se porque nadie entiende que camino por la vida sin hacer planes. Voy viviendo las cosas como se presentan y en el momento que las vivo solo quiero vivirlas y me da igual si van a prolongarse ne el tiempo o no... Eso, si acaso, es algo que va creandose solo.
Jamás hago planes ni siquiera a medio plazo (salvo algun viaje, algúna idea de trabajo que me ronde la cabeza o la compra de alguna cosa), pero no hago planes sobre otros aspectos de mi vida., porque los planes tienen esa manía de caerse siempre en la mitad...
Hacer planes es inútil, es solo para luego darse cuenta de que las cosas fueron diferentes a como las planeaste,... y la mitad de las veces te das cuenta de que ni siquiera quieres lo que creias que querias...
Además ni siquiera necesito planes o seguridad de algo para sentirme tranquila o segura. He aprendido a sentirme segura dentro de mi forma de vivir, aparentemente sin rumbo...
Si quiero algo es lo que voy queriendo según voy viviendo las cosas, segun mis deseos, y según las respuestas de los demás.
Y eso es lo único que quiero que todo el mundo entienda, que nadie me meta en el mismo saco de esas experiencias que lo mismo están acostrumbrados a vivir...

18 jul. 2009

Cerdeña


















Cerdeña (Sardegna en italiano, Sardinia en el dialecto sardo) es una isla perdida en el Mediterraneo. No se como puede perderse algo tan grande y sin embargo, para la mayoria de nosotros es un lugar desconocido, un lugar que jamás pasa por nuestra mente.
Sin embargo existe :) Y ahora para mi, no solo existe, también se ha hecho un hueco en mi corazón. Desde ahora y para el resto de mi vida, será un lugar donde querré volver siempre.
He llegado a plantearme buscar un trabajo alli, rapidamente descartado porque a Sevilla me ata sin remedio mi deber de que mis hijos permanezcan no solo a mi lado, sino también al de su padre. Y sin embargo se que me hubiera acostumbrado enseguida a la amabilidad de aquella gente, a sus ciudades encantadoras y a ese idioma tan bello (italiano, por si alguien, que seguro que lo hay, no sabe que Cerdeña es italiana...), y que aquellos paisajes montañosos, que nacen en grises y amarillas cumbres de escarpadas rocas, se suavizan en el verde intenso de sus laderas y terminan muriendo en el increible azul esmeralda del mar, se me hubieran hecho familiares enseguida.
Me conformaré con volver una y otra vez. Ultimamente ando enamorándome de cada sitio al que voy. Creo que es el ansia viajera, que ha permanecido dormida estos ultimos años y ha resucitado de pronto empujandome sin remedio a explorar lugares nuevos.
Decir que Cerdeña es simplemente un lugar de paradisiacas playas donde veranear es decir muy poco de esta isla maravillosa. El interior, con sus montañas escarpadas, sus pueblos, sus asentamientos nuhragicos, sus sinuosas carreteras, y sus fértiles valles, es aún mas increible que su costa. No en vano históricamente Cerdeña ha vivido de espaldas al mar debido al temor constante de sus habitantes, que han soportado numerosas invasiones desde la costa; por ello la base de su economía no es la pesca sino la agricultura y la ganadería. Y ha sido sólo en los ultimos años cuando Cerdeña ha descubierto el potencial de su espectacular costa y se ha abierto al turismo, que gracias a dios es un turismo nacional, solo hay "italiani" por todas partes, y si acaso algun francés o algún alemán, pero en Cerdeña todos los carteles están en italiano y en los restaurantes se come pasta, pizza y ensaladas, y se desayuna al estilo sardo, o sea, con café y croissant (costumbre imagino tomada de la cercana isla francesa de Córcega) y no con "desayuno continental" al estilo sajón. Menos mal !
Alli yo era "la ragazza espagnola" (asi me llamaron :p) y fuimos siempre exquisitamente bien recibidos. Por eso y por todo lo demás, y por otras muchas cosas que no cuento para no aburrir, una parte de mi ha quedado alli para siempre, por eso no me ha importado haberme dejado tantas cosas sin ver, sin probar, porque se que pronto regresaré, porque Cerdeña no ha sido ni mucho menos "un sitio como otro cualquiera para veranear este año".
Compitiendo con el viento


A veces me siento como dice ese poema de Luis Cernuda "compitiendo con el viento", dando giros de un sitio a otro, ahora a levante ahora a poniente, sin rumbo, sin norte, sin llegar a ningún sitio, en constante huida, en constante venida, en constante perseguir cosas que ni yo misma se...
Y es de cajón que en ese estar y no estar, en ese moverme con brisas cambiantes, en ese constante no querer pararme y establecer vinculos en ningún sitio, no puedo esperar que nadie permanezca a mi lado pendiente de hacia que horizonte me dirigo cada dia, pendiente de si voy a parar y dejarme echar raices... Asi que comprendo que esta vez huyas tu...

17 jul. 2009

Imposibles


















En el libro de Lucia Etxebarria "Ya no sufro por amor" encontré este fragmento en el que de golpe me sentí reconocida:

"...No habia existido ningún impedimiento excepto en mi misma -prisionera de mis propios muros cambiantes, pendiente de visiones de lugares venideros y distantes-, en mi compulsión de perseguir imposibles, de engancharme sólo a lo que sabía con fecha de caducidad impuesta de antemano. Por una parte, no sabía vivir sin amor, pero, por la otra, necesitaba amar imposibles, como si yo no valiera lo suficiente para merecerme un amor abosoluto, sino solo condicional. Era como si me empeñase en perseguir el horizonte, siempre cercano pero siempre inalcanzable..."