28 may. 2009

Aprendiendo

Hoy rescato este texto de JORGE LUIS BORGES que está bien releer de vez en cuando para no olvidar cosas importantes


Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma, y uno aprende que el amor no significa acostarse y una compañía no significa seguridad, y uno empieza a aprender...

Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas, y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos, y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes... y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.

Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el calor del sol quema. Así que uno planta su propio jardín y decora su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores.

Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale, y uno aprende y aprende... y con cada día uno aprende.

Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.

Con el tiempo comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.

Con el tiempo te das cuenta de que si estás al lado de esa persona sólo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás no deseando volver a verla.

Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistades falsas.

Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida.

Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es sólo de almas grandes.

Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual.

Con el tiempo te das cuenta que aunque seas feliz con tus amigos, algún día llorarás por aquellos que dejaste ir.

Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible.

Con el tiempo te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano, tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados al cuadrado.

Con el tiempo aprendes a construir todos tus caminos en el hoy, porque el terreno del mañana es demasiado incierto para hacer planes.

Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sean como esperabas.

Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante.

Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado, añorarás terriblemente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado.

Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo, ante una tumba, ya no tiene ningún sentido.

Pero desafortunadamente, solo con el tiempo aprendes...

(JORGE LUIS BORGES)

18 may. 2009

Omega centauri


Mirábamos el cielo de una noche estrellada mientras fumábamos el último cigarro sentados uno junto al otro. Tu habías arrimado mi silla a la tuya para mostrarme lo que apuntabas en el cenit. Escorpio remontaba por el este sobre Sevilla mientras Géminis descendía a nuestra espalda. Era una bella noche sin nubes. Todos dormían y alli solos tu me contabas historias mientras tomábamos café para mantenernos despiertos. Omega Centauri ya se habia escondido de nuevo bajo el lechoso horizonte. El fantasmagórico arbol junto a la casa silbaba y se retorcia bajo el viento incipiente. Empezaba a hacer frio y era tarde y decidimos que era hora de volver a casa. Mientras recogíamos media luna rojiza asomó sobre la colina y cuando se volvió blanca siguió acompañándonos en el viaje de vuelta. Esa noche soñé que tus labios eran dulces y que me besabas bajo la mirada de Hercules y la Osa sobre nuestras cabezas, y mi sueño fue errando de estrella en estrella hasta que desperté y la luz del dia me devolvió la cordura.

(fotografía: Martin Pugh, Australia: http://www.martinpughastrophotography.id.au)

No me hables

Sigues ahi, no te ocultas
y tu presencia invade lo que quiero escribir;
no era a ti y ahora te escribo a ti
...

No me hables porque si me hablas
querrer vivir en las promesas de tus palabras
esas que dices sin pensar,
esas que pronuncias jugando
...

No me hables porque entonces
volveré una y otra vez
a soñar que es posible lo que no es posible
...

Y si me sonries...
si me sonries todo habrá sido inutil de nuevo,
como tantas veces.
La niña

Todas las mediodias la niña iba a la cocina mientra su mamá cocinaba porque se sentía sola e indefensa y queria que ella la abrazara y la mimara, pero su mamá no daba importancia a lo que le pedía y en lugar de abrazarla la mandaba a poner la mesa. Y asi ocurria un dia y otro dia. Ella se iba a su cuarto y permanecía en silencio y por las noches a solas lloraba. Un dia la niña dejó de ir a la cocina y cuando pasó el tiempo se hizo mayor y entonces se dió cuenta que habia aprendido a no necesitar los abrazos de su mamá. Y es así como ahora cuando se siente debil e indefensa y se da cuenta que necesita que la mimen corre a su cuarto y se encierra porque no quiere que nadie pueda hacerle daño de nuevo negandole su amor. Por eso se maldice a veces, por ser debil como cuando era pequeña. Por eso su vida es una constante huida, porque no quiere dejar su corazón expuesto en ninguna parte.